Ya había pasado mucho tiempo sin que Charlie Sheen estuviera envuelto en un escándalo. Pero justo un nuevo problema lo acecha. Y es que el actor se ha negado a pagar la manutención de sus cuatro hijos por falta de dinero.

En 2002, el protagonista de Two and Half Men contrajo matrimonio con la actriz Denise Richards. Fruto de esa relación fueron Samantha y Lola, de 14 y 13 años, respectivamente. No obstante, en 2006 la pareja se divorció. Dos años más tarde, Sheen se casó nuevamente, con la también actriz, Brooke Mueller, y con ella procreó gemelos, Max y Bob de 9 años.

El problema que enfrenta el polémico actor es que según él, le quedan menos de 10 millones de dólares en sus cuentas. Aunado a ello, Sheen se encuentra vetado en Hollywood lo que complica la situación, ya que nadie quiere contratarlo por sus arranques y temperamento explosivo. Tampoco por su indisciplina e incluso por sus adicciones. En julio de 2018, Charlie Sheen reveló al mundo que era portador de VIH.

Charlie Sheen, siempre en el ojo del huracán

De acuerdo con algunos documentos judiciales en manos de la revista People, el actor tiene bajos ingresos. Incluso se dice que se encuentra en una crisis financiera extrema.

Además de su responsabilidad como padre, Charlie también tiene problemas con hacienda. Acumula una deuda de aproximadamente 4.3 millones de dólares que no ha podido pagar.

La tragedia para el actor de 52 años de edad no termina ahí. La misma publicación afirma que tiene otras deudas por el servicio de mantenimiento a su jardín y alberca, entre otros.

Ésta no es la primera vez que Sheen es señalado por un tema de este tipo. En 2016, Denise Richards ya lo había demandado por más de un millón de dólares. Para salir de ello, decidió vender algunas de sus propiedades y llevar una vida menos ostentosa .

Para febrero de este año, el actor decidió poner a la venta su mansión de Beverly Hills en 9,999,999 millones de dólares, sin embargo, todavía no tiene comprador.

Fuente: https://www.msn.com