Colombia

Grafiteros que murieron en Metro de Medellín eran famosos en Bogotá

Javier Rojas, Carlos López y Juan Guávita fallecieron tras ser arrollados por un tren del sistema.

Accidente en el Metro de Medellín

Los jóvenes fueron arrollados por un tren que realizaba labores de revisión de la vía férrea antes de comenzar la operación del sistema.

La falta de noticias el domingo pasado sobre Javier Nicolás Rojas, conocido en el mundo del grafiti como Suber, llevó a que sus allegados le pidieran por redes sociales que les diera una señal de dónde se encontraba.

Su primo, Ronald, le escribió: “Por favor, Nico, sácanos de esta incertidumbre”.

Durante la madrugada de ese mismo domingo, Javier, Carlos Andrés López y Juan David Guávita perdieron la vida al ser arrollados por un tren que realizaba el proceso operativo de revisión de toda la vía férrea del sistema Metro de Medellín.

Los tres jóvenes, quienes llegaron desde Bogotá una semana antes, entraron a hurtadillas en el sistema en horas de la madrugada para pintar uno de los trenes que estaba parqueado entre las estaciones de Aguacatala y Poblado a la altura del puente de la 4 sur.

Aunque los vagones comerciales inician su funcionamiento a las 4:30 de la madrugada, minutos antes, uno de los trenes pasó por las vías para revisar que todo estuviera en orden. Posteriormente, hacia las 4:17 a. m., ese mismo tren sorprendió a los jóvenes, quienes quedaron atrapados entre el que sería su lienzo y el vehículo, que finalmente los atropelló y ocasionó su deceso.

 

Resultado de imagen para Javier Rojas, Carlos López y Juan Guávita

 

Javier Nicolás, de 28 años, es uno de los jóvenes que falleció tras ser atropellado por un tren del Metro de Medellín a las 4:17 de la madrugada del domingo.

“Primo, volaste alto, te fuiste con lo tuyo, tus grafitis y tus locuras. Loco, vas hacer mucha falta, Dios te tenga a su lado y en compañía de tus padres”, escribió un familiar de Nicolás en redes sociales.

Primo, volaste alto, te fuiste con lo tuyo, tus grafitis y tus locuras. Loco, vas hacer mucha falta, Dios te tenga a su lado y en compañía de tus padres.

Los tres jóvenes hacían parte de un colectivo que se formó hace unos cinco años, VSK Crew, uno de los grupos que se dedicaban al bombing, técnica de arte callejero que busca salir a pintar y llevar los grafitis a otros lugares, como una especie de ‘bombardeo’ en las calles y con rapidez en su realización.

De acuerdo con el testimonio de un grafitero allegado a los jóvenes, quien pidió reserva de su identidad, el colectivo se formó en cercanías de Alsacia, un barrio ubicado en la localidad de Kennedy, donde empezaron a reunirse para pintar.

“Se conocían hace mucho tiempo. Eran un parche de amigos, una hermandad”, manifestó el grafitero.

Según cuenta él, este grupo era bastante conocido por la comunidad de grafiteros en Bogotá, pues se dedicaban a rayar en edificios y vallas, por lo que la firma VSK se puede ver en muchas paredes de la ciudad. De igual forma, manifestó que los jóvenes también pintaban buses de TransMilenio y no era la primera vez que iban a Medellín a hacer sus grafitis sobre las latas del metro.

Otro artista que los conoció contó que el trabajo de estos jóvenes pertenecían a un «estilo underground», esto significa que eran de bajo perfil y realizaban sus intervenciones de manera clandestina e ilegal. También, con esta misma modalidad, viajaron a países como Ecuador y México para hacer sus grafitis.

De acuerdo con información dada a conocer por El Metro de Medellín, el tren que atropelló a los jóvenes realizaba el proceso de revisión de toda la vía férrea, pero se encontró en el camino a tres personas que habían ingresado de manera ilegal a pintar otro tren estacionado en los rieles de la ciudad.

Por ahora, las autoridades buscan las identidades de otros dos jóvenes que se encontraban con las víctimas y habrían huido del lugar una vez ocurrido el siniestro.

De acuerdo con el comandante de la Policía Metropolitana, Juan Rodríguez, es necesario hacer un llamado de responsabilidad para evitar que sigan sucediendo este tipo de tragedias en la capital antioqueña.

Fuente: http://www.eltiempo.com